Josef Ajram


josef-ajram

Ayer 14 de octubre asistimos a la charla que Josef Ajram dio en Oviedo. Josef es, palabras suyas, un hombre feliz que divide su tiempo en ocho horas para dormir, ocho horas para trabajar y ocho horas para él mismo. Sin duda buena parte de las ocho horas personales las dedica a hacer deporte; es un apasionado de las pruebas de resistencia y busca, sin haberlo encontrado todavía, su límite. Por destacar alguna prueba diremos que en 2011 Josef acabó la EPIC5 de Hawai, prueba que supone 5 Iron Man en 5 días consecutivos. Cada Iron Man son 3,9 kilómetros nadando, 180 km de bicicleta y una maratón (42,2 km) corriendo.

Josef es un corredor de bolsa capaz de compaginar dos pasiones tan absorbentes: su trabajo y los deportes de resistencia, en particular la bicicleta. Su charla nos gustó por los cuatro costados. La ventiló en 40 minutos, nos habló de sus orígenes laborales, de su aventura deportiva, de su anécdota en Los Alpes con el redactor jefe del diario deportivo Marca. Fue una charla que tuvo lugar horas después del Día Internacional del Fracaso (que exista un día así es señal inequívoca de que algo se hace mal en las escuelas) y tenía todos los ingredientes de una gran sesión de coaching deportivo.

Fueron muchas las frases de Josef que nos quedaron grabadas. Por ejemplo recomienda que nunca, jamás, alcancemos el éxito. Si llega ese momento te relajarás… y caerás, como le ocurrió a Nokia. Lo que sí puedes hacer es alcanzar metas, lograr objetivos y ser feliz con los resultados. Josef remarcó la importancia de saber delegar, de dividir los grandes objetivos en pequeñas metas intermedias, el aprendizaje que se debe extraer del fracaso, del que hay que salir siempre con mas fuerza si cabe. En suma, fue una charla que nos llegó, una charla en la que recordamos lo importante que es saber organizarse, lograr trabajar en lo que te gusta, hacer deporte (no hace falta llegar al nivel de Josef) y vivir de forma apasionada todo lo que hagamos.