¡Al trabajo, con alegría!


7enanitos

¿A cuántas personas conoces que digan esto por las mañanas? A pocas o ninguna, ¿verdad? Lo cierto es que lo más normal hoy en día es escuchar todo lo contrario… ¡Qué bien que hoy no trabajo!… ¡Al fin es viernes!… ¡Menos mal que ya me voy de vacaciones!

En nuestros días la felicidad parece estar reñida con el trabajo que desempeñamos, el ir a trabajar se está convirtiendo en simplemente una obligación e incluso, a veces, una condena. No somos capaces de disfrutar con lo que hacemos y, por lo tanto, vivimos pensando en los fines de semana y las vacaciones.

Pero esto puede cambiar, y la felicidad puede ser compatible con el trabajo. Hay que buscar crear entornos laborales donde poder desarrollarnos en todos los sentidos, y lograr que el trabajo venga acompañado de poder disfrutar de espacios felices y eficaces al mismo tiempo. Todo esto es, porque está claro que unos empleados felices son mucho más productivos, sufren menos de absentismo laboral y estrés y se concentran más en sus tareas.

En nuestras manos, como líderes de estas nuevas empresas, está el conseguir que la frase se cumpla, ¡al trabajo, con alegría!