Reencontrarse con la motivación


CAJAAZUL_4

Con el comienzo del nuevo año todo son buenos propósitos y la gente parece que tiene la energía suficiente para encarar todo aquello que no fue capaz de conseguir en el año anterior, pero esto no siempre es así.

A veces nos es muy complicado el reencontrarnos con la motivación, aunque realmente deseemos aquello que nos hemos fijado como objetivos para el nuevo año o para cualquier momento de nuestras vidas. Pero, ¿qué es lo que nos está pasando, por qué si queremos algo tanto no somos capaces de encontrar las fuerzas necesarias para conseguirlo?

Si descartamos las causas físicas, y suponemos que estamos perfectamente bien de salud, busquemos en otro lugar las respuestas, y una de ellas y muy importante puede venir por la simple impaciencia que nos genera esta sociedad en la que vivimos y en la que todo tiene que ser para ya mismo. Cuando nuestros objetivos requieren de tiempo y esfuerzo continuado, su solo pensamiento nos agota y nos desmotiva.

Hay que tener calma y seguir con el trabajo, el fruto llegará tarde o temprano. Es importante ser consciente de que somos seres humanos, no máquinas que se programan sin descanso, que tendremos bajones y perderemos la motivación por momentos, pero en ocasiones es importante dar simples pequeños pasos o, tan solo, quedarse quieto en donde nos encontramos por un tiempo, el que necesitemos, pero nunca dar un paso atrás si estamos seguros de lo que queremos conseguir.

En esos momentos de desmotivación, hay que intentar calmarse, relajarse y ver lo que nos pasa desde distintos puntos de vista, quizás necesitemos cambiar de estrategia, o simplemente esperar a que amaine la actitud negativa que tenemos ahora. Lo realmente importante es saber quién eres, qué es lo que quieres y para qué estas ahí luchando. Una vez te respondas a estas preguntas, seguramente podrás reiniciar el camino con éxito. ¡Ánimo!