Adiós al sentimiento de culpa en 10 pasos


¿Cuántas veces recibimos la visita del fantasma de las navidades pasadas? Ese personaje que solamente viene para recordarnos una y otra vez una experiencia que hemos interiorizado como negativa. En ese momento aparecen nuestros niveles lógicos, algo tan sencillo y complicado como los componentes del mapa de cada persona. Dicho mapa, como ya hemos visto en la Programación Neurolingüística, es la interpretación que cada uno hacemos del territorio o realidad.

Cuando revivimos una situación en la que hemos sentido que ha habido un ataque a nuestro mapa aparece la culpa. En ese momento ponemos en tela de juicio nuestras creencias, valores e incluso identidad por un comportamiento del pasado que nos hace sentir culpables. ¿Pero acaso un comportamiento es reflejo de nuestra identidad, de nuestros valores o de lo que creemos?

Os ofrecemos el decálogo desarrollado por Wayne W. Dyer para abandonar la culpa y para aprender a equivocarse. Actuar sólo demuestra comportamientos, no identidades ni valores ni creencias. Elimina la culpabilidad y di adiós al fantasma de las navidades pasadas.

Decálogo para abandonar la culpa

  1. Empieza a mirar el pasado como algo que jamás podrá modificarse.
  2. Pregúntate qué estás evitando en el presente por culpa del pasado.
  3. Acepta comportamientos que tú has escogido pero que pueden disgustar a otros.
  4. Apunta cuándo te sientes culpable, por qué y con quién, y lo que pierdes al angustiarte por el pasado.
  5. Reconsidera tus valores: ¿cuáles son los que aceptas y cuáles los que sólo finges aceptar para no ser juzgado por los demás?
  6. Haz una lista de todas las “maldades” que has hecho en tu vida y cúlpate por cada una según su gravedad. El presente sigue siendo el mismo y tu culpabilidad es una actividad desperdiciada.
  7. Evalúa las verdaderas consecuencias de tu comportamiento; determina si tus actos han sido agradables y productivos para ti.
  8. Enseña a quienes tratan de manipularte con la culpa que pueden afrontar las desilusiones que les cause tu comportamiento.
  9. Haz algo que sabes que te hará sentir culpable pero que en realidad no hace daño a nadie. Te ayudará a enfrentarte con la culpa.
  10. Evita que otras personas te carguen con sus sentimientos. Por ejemplo, la respuesta a una madre que le dice a su hija: “He sido buena contigo todos estos años y ahora te vas de casa” sería: “¿Mamá, crees que porque me ayudaste de niña yo debería pagarte no siendo independiente?”