Un truco para mejorar tu comunicación comercial


bla bla bla

Hace unos días participamos en la primera jornada del “Business Training” organizado por el Centro de Empresas de Valnalón e impartido por Coaching del Marketing, y queremos escribir sobre uno de los contenidos, algo a lo que hemos hecho referencia en post anteriores y que nos parece mágico, la PNL.

Ante todo, querríamos aclarar, que no entiendas que este post va dirigido solamente a aquellas personas que realizan labores comerciales, esa es una de las múltiples utilidades. También puedes utilizar esta habilidad para presentar tu perfil en una entrevista de trabajo, mejorar tus reuniones de trabajo, mejorar tu comunicación cuando trabajas en equipo, y en todas aquellas situaciones en las que te quieras comunicar.

La Programación Neurolingüística nos ofrece los sistemas representacionales que establecen que las personas nos dividimos en tres grupos según el sentido por el que percibimos mayor información. Hay personas visuales, personas auditivas y personas kinestésicas (utilizan tacto, gusto y olfato). No obstante, debemos tener en cuenta que, a no ser que suframos alguna patología, todos usamos todos los sentidos; pero prevalece más uno que los otros.

Recordarás el título de una película: “No me chilles que no te veo”. Pues eso nos pasaría si le presentamos los beneficios de nuestros productos a una persona visual y lo hacemos de forma hablada, o si diseñamos un magnífico soporte visual y nos encontramos con alguien kinestésico que necesita tocar y sentir emoción con lo que le estamos enseñando.

Imagínate que eres capaz de diferenciar el sistema representacional de la persona con la que te encuentras. Podrías adaptar tu presentación y así poder captar su atención, mantenerla y poder expresarte en su “mismo idioma”. Detectarlo no es complicado, solo requiere un poco de práctica. Te vamos a aportar dos signos para saberlo, pero hay mucho más:

  • Los predicados. Son algunos términos que utilizan en su lenguaje y nos pueden dar pistas. Las personas visuales dicen cosas como: lo veo; los auditivos dirían: lo entiendo; y los kinestésicos los sentirían, lo notan. Además. no necesitas ni siquiera estar con la persona para saber su sistema representacional, la conversación telefónica por la que acordáis una reunión, el mail que os intercambiáis.
  • Movimientos oculares. Las personas visuales cuando piensa suelen dirigir sus ojos hacia arriba, las auditivas hacia sus orejas (a los lados) y las kinestésicas hacia abajo.

No es necesario que a partir de ahora estés pendiente de todas y cada una de las reuniones en los ojos, los predicados, las presentaciones, el producto, tu lenguaje no verbal, tu elevator pitch y tantos aspectos que nos dicen que debemos controlar en nuestras presentaciones comerciales. Pero, si poco a poco, en nuestro día a día, incluso con nuestros amigos y familiares vamos introduciendo ejercicios para entrenarnos al final será una habilidad que podamos utilizar de forma inconsciente. Recuerda que cuando estabas aprendiendo a andar en bicicleta pensabas todos los movimientos, y ahora puedes estar pendiente del paisaje mientras pedaleas.

Y si fueras capaz de manejar esta habilidad y utilizarla, ¿crees que podrías conseguir los objetivos que te planteas en tus comunicaciones?

Puedes empezar tu solo o puedes llamar a un profesional que te ayude en este y otros temas para mejorar tu comunicación, comercial o en cualquier ámbito que necesites. La Caja Azul puede hacerlo, ponte en contacto con nosotros aqui.

“La capacidad de vender, de comunicarse con otro ser humano, cliente, empleado, jefe, esposa o hijo, constituye la base del éxito personal. Las habilidades de comunicación como escribir, hablar y negociar son fundamentales para una vida exitosa.”

Robert Kiyosaki