Hábitos que favorecen la eficacia


hommer trabajando en casaCada vez me encuentro con más personas que trabajan desde su casa, bien porque tienen tiene como opción el teletrabajo en su empresa, bien porque tienen su empresa en su casa, o a lo mejor es que estás buscando trabajo y como hemos dicho, es un trabajo en sí mismo.

Trabajar desde casa tiene muchas ventajas, por supuesto: puedes conciliar la vida personal y profesional a la perfección, adaptas tus tareas a tus biorritmos (no todos somos alondras y no todos somos buhos), te ahorras mucho tiempo y recursos en desplazamientos, incluso te levantas del sofá en zapatillas y ya estás en tu puesto. Seguro que se te ocurren muchas más.

Pero cuidado cuidado, que trabajar desde tu propia casa también tiene muchos inconvenientes que tienen que inciden eficacia en el trabajo. Para mejorar esa eficacia quiero ofrecerte algunas recetas, ten en cuenta que son genéricas, si lo que necesitas es una receta personalizada habría que trabajar contigo para que la pudieras diseñar (pregúntanos como aquí)

  • Crea un hábito laboral. Me refiero. Piensa que no estás en tu casa. Establece un horario y cumple, márcate tus tiempos de descanso. Esto se llama disciplina.
  • Olvídate de las tareas domésticas. Organiza tu casa como si tuvieras que ir a tu centro de trabajo. Si te ha quedado algo por hacer tendrás que hacerlo a la hora de la comida o tras finalizar tu horario laboral, lo bueno es que lo podrás hacer nada más levantarte de la silla. Cuidado con los recados, como trabajas desde casa parece que tienes todo el tiempo del mundo para hacer esos recados, es verdad que dispones de más flexibilidad, pero puede convertirse en un ladrón de mucho tiempo.
  • Diseña tu oficina, crea tu espacio. Elige un lugar adecuado en tu casa donde poner todas tus cosas, tu equipo, tus papeles, tus herramientas. Que ese sea tu puesto de trabajo. Facilitará tu concentración.
  • Establece sinergias. En muchos casos trabajar desde casa significa que trabajas en soledad. No hay equipo de trabajo y no hay conversaciones. Si eres de esos/as a los que les gusta hacer equipo puedes establecer proyectos  con otras personas para que la soledad tenga menor impacto.
  • Doma a tu cerebro. Por un lado te vendrá bien un jefe objetivo que te recuerde si estás cumpliendo con los hábitos que te has marcado, para eso está bien establecer tus indicadores de medida; pero que ese jefe sea objetivo, que tu cerebro no se convierta en un lastre que te impida avanzar recordándote lo que “deberías” estar haciendo.
  • Recuerda tu objetivo, tu propósito. Para qué estás trabajando desde tu casa.
  • No tengas prisa para crearte los hábitos. Empezar por más de un hábito a la vez sería como ponerse a dieta y dejar de fumar a la vez. Uno por uno. Dale un mes cumpliendo para asentarlo.

Secretos no hay, es simplemente crearte unos hábitos que te acerquen a tu objetivo, éste te dará la motivación que necesitas para ir hacia él. Simplemente recuerda que los objetivos no llegan por sí solos, implican sacrificio, motivación y mucho trabajo. Si has decidido llevar a cabo este camino desde tu casa pueden serte de utilidad estas reflexiones.

Ahora establece los hábitos y llévalos a cabo uno por uno.

“El conocimiento es el paradigma teórico, el qué hacer y el por qué, la capacidad es el cómo hacer. Y el deseo es la motivación, el querer hacer. Para convertir algo en un hábito de nuestra vida, necesitamos esos tres elementos.”

Stephen Covey