La locura de usar el CV como la radial

marcados

“Marca es el perfume que usas. Reputación el olor que dejas”

ALFONSO ALCÁNTARA

Me gustaría hacerte una pregunta. ¿Qué herramienta de trabajo es la que más respeto o incluso miedo? A mi me pasa con casi todas, no soy muy manitas. Pero me imagino ponerme delante de una motosierra, de una radial. Eso me produce hasta escalofríos. Entonces ¿por qué nos lanzamos como si nada a vender nuestros productos o servicios? ¿por qué redactamos un currículum o carta de motivación como si nada? Ala a lo que nos salen las palabras según formatos establecidos.

Y es que hoy vuelvo a hablar de marca siguiendo el último post. Porque la reflexión sobre como llevarla a foros, encuentros, networkings y demás eventos que llenan nuestras agendas requieren mucho más trabajo que simplemente ir y hablar.

Y te voy a ser muy sincera, hace un par de meses deseché volver a escribir sobre este tema porque me parecía que estaba más que tratado, pero cuando te das de morros contra la realidad a veces es necesario dar marcha atrás en las decisiones como esta.

Así que de verdad, tras mucho tiempo trabajando en la orientación, contactando con empresas y conversando con personas que toman la decisión de contratar o no un perfil te animo a que trabajes eso que te diferencia. Porque ya lo dice Alfonso Alcántara (que me encanta y lo explica muy bien) “Hay mucha gente que trabaja duro y es muy bueno en lo que hace”. Si pones todos tus esfuerzos en ello no dudes que eres marca blanca.

Conoces bien ese concepto, la marca blanca que buscamos en el supermercado y que compite con otros productos a precio. Pero seguro que sigue habiendo productos que adquieres y llevan un nombre. ¿Cuál es el motivo por lo que los elijes? al final te gasta más, ¿no? Si eres marca blanca, juegas en el mercado de los que tienen tu misma formación y se lo trabajan tanto o más que tú. Ahora bien, si quieres y te atreves a arriesgar seguro que conseguirás lo que buscas. Con el tiempo, que esto es una carrera de fondo.

Pero antes de coger la motosierra y empezar a lanzarte a comunicar en redes o presencialmente es necesario que trabajes en el diseño. Una vez más en la programación.

Puedes seguir los siguientes pasos. Pueden ayudarte herramientas como el modelo Canvas, o puedes ir paso a paso como si de una programación se tratara.

  1. Detecta tus talentos y pasiones. Eso que haces y que te sale tan bien, que se pasa el tiempo y ni siquiera te enteras. No tienen por qué ser tareas profesionales, a lo mejor lo encuentras en tu tiempo libre, aquello que te gustaba desde pequeñito.
  2. Autoconocimiento. Seguro que conoces herramientas, como el DAFO, hay muchas más. Conocimientos que te diferencian y complementan tu profesión, habilidades que realizas de forma excelente, que también complementen. Y sobre todo lo que te hace único, diferente, que nadie más tiene como tú, tus actitudes. Al menos podrías enunciar tres de cada.
  3. Piensa cuál es el valor que tu aportarías a la empresa a la que te vas a dirigir. Prepara y personaliza tus contactos. Lee la misión, visión y valores de la empresa (seguro que encuentras la descripción en su web). Y piensa cómo a través de esas competencias que ya has detectado pueden hacer que la empresa sea más productiva y les ayudes a generar más beneficios.
  4. Dota a tu marca de claridad (enfocada a lo que quieres y eres, entendible por todos), coherencia (alineado con lo que realmente eres y tus valores personales), consistencia (posiciónate y busca ejemplos que demuestren esos atributos que vas a exponer) y credibildiad (requiere paciencia pero es el activo más valioso porque es el que genera la confianza que pides en la empresa).
  5. Ahora tu marca ya está preparada para ser lanzada. ¿qué canales vas a utilizar? ¿cómo vas a llegar a tus clientes potenciales? utiliza las redes sociales como alidadas de forma proactiva (puedes demostrar muchas de tus actitudes de la fase de autoconocimiento a través de ellas), si hay algo físico que pueda acompañarte a los eventos será estupendo, me refiero a una prenda, un broche, un sobrero, no sé, seguro que se acordarán de ti.Y por supuesto la tarjeta profesional. No es necesario llevar en mano el currículum si en la tarjeta das acceso a tu perfil de Linkedin (que ya te has trabajado a conciencia), a tu blog (que actualizas periódicamente)
  6. Y por supuesto, no te olvides de testear e ir evaluando cada cierto tiempo las acciones que has decidido ejecutar, si en ellas tienes indicadores que te ayuden a saber cómo vas mejor que mejor. Así podrás saber si tienes que introducir alguna modificación o vas lanzado.

Solo una última recomendación, cuanto más sencilla mejor. No necesitas una marca barroca. Directa, clara y sin florituras. No te compliques la vida porque te arriesgas a que no se entienda. Menos es más.

Y ante todo, como siempre, mucha paciencia. Elaborar una marca, lanzarla y que cuaje en el mercado lleva tiempo y mucha perseverancia. Así que no dudes en probar, porque la búsqueda de empleo ha cambiado, debemos asumirlo para diferenciarnos. La marca blanca es el currículum.

Si quieres que te acompañemos en este proceso, ya lo sabes, lo tienes a un click.