Unicornios en la busqueda de empleo o reinvencion

Cómo comenzar una búsqueda de empleo de éxito

Sí, lo sé, a veces parece que vivimos en el mundo de estas ilustraciones de unicornios volando color pastel que llevamos en libretas o llaveros, pero no es así y quiero justificártelo.

Sé que no se puede gustar a todo el mundo, esto pasa sobre todo cuando nos mojamos y no regalamos recetas mágicas (que no existen) para encontrar trabajo y para tu reinvención profesional. Porque mi propuesta implica trabajo, esfuerzo, dedicación y sobre todo mucho tiempo hablando contigo mismx (no es una formación donde te aporto contenidos y por arte de magia ya está todo solucionado)

Porque mi propuesta implica trabajo, esfuerzo, dedicación y sobre todo mucho tiempo hablando contigo mismx

Ahh y tómate estas palabras con gracia, humor e ironía (me sale de forma natural y es el tono en el que estoy oyendo mis palabras en la mente mientras las escribo)

En muchos de los cursos de formación o sesiones individuales para el empleo comienzo preguntando qué es lo que haces el primer día que te pones a buscar trabajo. Las respuestas son siempre las mismas:Mirar ofertas.

  • * Actualizar mi currículum
  • * Buscar ofertas

La verdad, y voy a ser políticamente incorrecta, pensé que esto ya estaba superado, que todxs lxs colegas que nos dedicamos a esto habíamos sido tan pesadxs que ya se sabía que la casa se comienza construir por los cimientos y no por el tejado. Así que en un arrebato de redacción, hoy te escribo este post para que quede muy claro: no te preocupes tanto por el continente de tu búsqueda de empleo y preocúpate por el contenido!!!!. Ponerlo más o menos guapo vendrá después, antes es básico que sepas que quieres decirle a la empresa donde quieres trabajar.

Así que, ponte manos a la obra, busca actividades de autoconocimiento en el buscador de tu ordenador y piensa, repiensa y vuelve a pensar; pregúntale a excompañerxs de trabajo, colaboradorxs, incluso amigxs cómo te ven. Y así podrás ir dándole forma a cómo haces las cosas.

Si lo primero que haces es actualizar tu cv o tu linkedin, lo que nos encontramos cuando lo leemos es una vida laboral con foto; claro que nos interesa tu trayectoria profesional pero sobre todo nos interesas tú. Queremos saber ¿cómo eres profesionalmente? Queremos prever cómo vas a desarrollar las funciones del puesto de trabajo para el que te queremos contratar; porque sí, queremos contratar, no nos dedicamos a rechazar candidaturas porque seamos diablillos con cuernos y nos divierta hacerlo.

Queremos prever cómo vas a desarrollar las funciones del puesto de trabajo para el que te queremos contratar

Vale, y te estarás preguntando; entonces ésta ¿qué quiere encontrar en mi candidatura? Si utilizas el sentido común y has leído entre líneas te darás cuenta. Quiero saber que vas a hacer bien el trabajo, que eres el/la mejor candidatx para el puesto. Que sabes hacer el trabajo (por supuesto que necesitas las competencias técnicas). Y sobre todo (ahora lee esto en negrita, cursiva, subrayado y en letra tamaño 86) quiero conocerte a ti con respecto al estilo de trabajo de la empresa. Cosas como estas:

  • * Quiero ver que tus valores están alineados con los de la empresa.
  • * Quiero saber cómo vas a trabajar en equipo si el trabajo implica esta competencia, y quiero saber cómo trabajas de forma autónoma si es el caso. Deja de decirme que sabes trabajar muy bien tanto en equipo como individualmente (mójate, qué prefieres).
  • * Quiero saber si prefieres trabajar tras un ordenador durante 8 horas o si prefieres estar en contacto con personas.
  • * Quiero saber si estás más interesadx por las tareas y objetivos o si te tira más la ayuda a las personas.
  • * Quiero saber si tienes un ritmo contante de trabajo o si la monotonía te agobia.
  • * Quiero saber cómo te comunicas, cómo resuelves conflictos, cómo te enfrentas a los cambios…

Y también te cuento lo que no quiero saber, porque más vale que esto vaya de serie contigo.

  • * No quiero saber que tienes ganas de trabajar. Más te vale.
  • * No quiero saber que eres puntual. Faltaría más.
  • * No quiero saber que quieres aprender el trabajo. Dependerá del puesto y el contrato ya tienes que venir aprendidx o te enseñaremos.
  • * No quiero saber que tienes mucha motivación. Esto tienes que solucionarlo tú en tu casa, más vale que vengas todos los días a trabajar con motivación. Anda!!! Y ahora pensarás, qué fácil es esto cuando estás día tras día haciendo los mismo: claro, si te das cuenta, busco a personas que tengan, por así decirlo, una tendencia natural a desarrollar las funciones del puesto (por lo que estarán encantadx trabajando en él)

Y me dirás. ¿No te estás pasando? Y yo te contesto que no, que eso es un verdadero autoconocimiento, que a partir de este momento ya podrás analizar bien la empresa, sabrás si la oferta o los puestos que tiene van contigo o no. Y a partir de ahora, ya hablamos el mismo idioma. Ya te tiene que dar igual lo que te pregunte, porque sabrás la respuesta.

Éste es el momento en que te sientas a actualizar tu currículum, tu linkedin, buscar ofertas e investigar empresas para enviarles tu autocandidatura. Es el momento en que pones en foco en tu trabajo ideal (ahora ya entiendes el unicornio volando color pastel)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *