Imagen de StockSnap en Pixabay

Crea tus equipos DISC

Un equipo de trabajo está conformado por personas con distintas capacidades, pero sobre todo con comportamientos diferentes y esos aspectos son uno de los principales factores que influyen en la efectividad y rendimiento laboral.

¿Cómo subsanar o a su defecto aprovechar esa diferencia para lograr potenciar sus capacidades y crear un equipo de alto rendimiento? Una de las herramientas más eficaces que se puede aplicar para la valoración y desarrollo del talento humano es la metodología DISC, la cual permite determinar el comportamiento de una persona tanto a nivel personal como en el trabajo en equipo.

¿Qué información se obtiene al aplicar la metodología DISC?

Esta herramienta es indispensable para las personas responsables de seleccionar y retener colaboradores/as ya que le permite conocer a las personas con las que cuenta y crear los equipos para que sean más eficientes.

En la selección y reclutamiento de profesionales que cuenten con el estilo que más se ajuste a lo que necesitan, por ejemplo, existen actividades que además de conocimiento y capacitación requieren personas con una estilos definidos.

¿Cómo se pueden crear equipos a través de los perfiles DISC?

Para crear equipos a través de la metodología DISC lo primero que debe definir antes de aplicar el test es qué tipo de equipo se requiere, es decir si se buscan estilos variantes o parecidos. Para ello, hay que analizar las ventajas y desventajas de cada uno de ellas.

Una vez definidas sus necesidades se debe elaborar un perfil DISC de cada miembro y del equipo en general, así se podrá moldear  la forma en que trabajará el equipo y si es necesario combinar miembros.

El test de perfil DISC incluye la combinación de cuatro palabras claves: Decisión con respecto a la forma de responder a los desafíos y retos; Interacción, relacionado a la manera en que se interactúa e influye en otras personas; Serenidad, según cómo se responda ante los cambios y ocasiones que sucedan; y la forma en que Cumplen a las normas.

La información obtenida nos permite determinar cómo nuestro colaborador/a se va a comportar o adecuar en el entorno, sus áreas de mejora, fortalezas, capacidades, el área que se adapta a sus características y su relación e influencia con otras personas.

Al tener todo la información en la mano se realiza una triangulación y se presenta un informe sobre el equipo y si esa persona cumpliría una función que mejoraría su rendimiento. En este informe podrás encontrar todas las notas y observaciones sobre el equipo y cada uno de sus miembros.

Con esos resultados podemos crear equipos de alto rendimiento al poder seleccionar colaboradores/as que tengan el perfil indicado y que se complemente con los otros miembros del grupo. Así mismo se podrá diseñar estrategias para optimizar el trabajo en equipo.

Si una de esas estrategias incluye selección de nuevo personal, la persona responsable del mismo, puede emplear la metodología DISC durante el proceso de reclutamiento para escoger al colaborador indicado ya que se tiene un perfil del equipo y de la persona que se requiere.

Sólo es necesario conocer si se quiere un grupo uniforme o con comportamientos distintos, pero lo importante al final para lograr un alto rendimiento a través de DISC es buscar un equilibrio entre todas las personas miembro del equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *